perder peso

El yoga es una disciplina milenaria de Oriente que ha ganado mucha popularidad en el mundo occidental en los últimos años. Su orígenes se remontan a la India, un país donde conviven una diversidad de religiones y filosofías.

Esta tradicional práctica intenta armonizar el cuerpo con la mente y el espíritu, produciendo un cambio energético que modifica el funcionamiento del organismo, proporcionándole el equilibrio que necesita.

Las personas utilizan el yoga para combatir el estrés, la depresión y también para mejorar la estética  flexibilidad de sus cuerpos y también para perder peso.

Este ejercicio no tiene edad,  contextura física, por lo que cualquiera puede practicarlo, además existen diferentes tipos de técnicas que se adaptan a los gustos y necesidades de cada persona.

A nivel físico el yoga aumenta la fortaleza del cuerpo, desarrolla la flexibilidad y la elongación, tonifica los músculos y logra un mejor aspecto estético. Además retrasa el envejecimiento, previene la osteoporosis, mejora la digestión, la respiración y el sistema cardiovascular.

Los “Yogis”, como se les llama a quienes lo practican, tienen la ventaja de poder realizar otros deportes con un menor esfuerzo y una mayor agilidad.

En el terreno de la mente, el yoga induce a la tranquilidad, a la relajación profunda, concentración, percepción interior y a la claridad de pensamiento.perder peso

Aunque en sus inicios el yoga se utilizaba para obtener paz mental y espiritual por medio de la meditación, ahora ha cobrado importancia la habilidad que tiene esta práctica para bajar de peso.

El yoga puede ayudar a perder algunas libras y a mantener el peso si se practica regularmente, pues esta disciplina promueve hábitos de vida saludables y además sus técnicas de relajación contribuyen a regular ciertos cambios hormonales y emocionales del metabolismo.

Sus posturas ayudan a aumentar el gasto calórico y a disminuir el estrés y la ansiedad que muchas veces provocan un aumento en la ingesta de alimentos.

El yoga contribuye además a formar músculos fuertes y largos que queman calorías aún estando en reposo. Aunque otras disciplinas son más aeróbicas, una clase de yoga puede ayudar a quemar entre 250 y 400 calorías.

Actualmente existen clases de fitness que en combinación con el yoga realizan un intenso trabajo del tren inferior, el cual sirve como sustituto o complemento a las sesiones de máquinas en el gimnasio, logrando endurecer y moldear la piernas. El yoga ayuda a bajar de peso.

Quizá el yoga no se asocie con la quema de calorías o el sudor, a diferencia de ejercicio de cardio, corriente para bajar de peso ,baile, etc. Sin embargo, que las lentas posturas y profundas respiraciones de Yoga no te engañen: doctores e instructores expertos dicen que es una gran manera de esculpir  y estilizar tu cuerpo, al igual que trabajar tu mente y espíritu. Así que conoce lo que los expertos dicen sobre perder peso con Yoga y prepárate para hacerlo. Durante una típica sesión de 90 minutos, las técnicas de respiración te calientan por dentro, ayudando a deshacerte de las toxinas, retención de agua y estimular las células linfáticas y órganos. Es un gran trabajo físico.

Las calorías que quemas durante una práctica de yoga varían ampliamente- desde 180 a 360 por hora- depende del tipo de yoga que practiques.

En la pérdida/aumento de peso influyen muchos factores como el genético, el estilo de vida, la fuerza de voluntad, el estrés, el metabolismo… Por lo que es una cuestión compleja. No obstante, sí está comprobado que una práctica constante de hatha yoga, y especialmente de algunas de sus variantes dinámicas, acompañada de un tipo de alimentación y vida saludable, puede influir en muchos de los aspectos que permiten perder peso, primero, y en mantenerlo, después.

La práctica de yoga reconecta la mente y el espíritu con el cuerpo, lo que nos invita a prestarle atención, a cuidarlo y a quererlo. Cualquier tipo de hatha yoga pone el prana (energía vital) en movimiento, lo que contrarresta la disminución de energía y apatía que provoca el sobrepeso. Los beneficios principales de este efecto son una mejor digestión, la desaparición del estreñimiento, la retención de líquidos y la sensación de hinchazón, así como una mejor circulación sanguínea que favorece el funcionamiento de las principales glándulas endocrinas como la tiroides o el páncreas. Las posturas físicas (asanas) tonifican y alargan los músculos, por lo que indirectamente “esculpen” el cuerpo y, con el tiempo, notamos como éste se estiliza.

Otro aspecto muy importante en la pérdida de peso es el psicológico. El yoga tiene como objetivo último serenar la mente, que es quien provoca el estrés, la ansiedad o la angustia que muchas veces nos invitan a comer aquello que el cuerpo no precisa. Tratamos de engañar a la mente pensando que lo que ingerimos nos recompensará la angustia o tensión que sufrimos, cuando en realidad ocurre todo lo contrario. Si logramos una práctica continuada, sentiremos cómo disminuye nuestra ansiedad, por lo que no precisaremos de ningún “premio” o atracón para erradicarla. Nos sentiremos más plenos, serenos, ágiles y felices, y seguramente, podremos escuchar mejor a nuestro cuerpo y entender qué alimentos son los realmente precisa para mantenerse sano.

Además, es necesario, adquirir hábitos saludables, tanto en nuestra alimentación como en nuestro día a día para sentirnos más saludables y ligeros. Integrar cosas tan sencillas como desplazarnos caminando, no coger ascensores, o cenar al menos 3 horas antes de irnos a dormir para poder hacer bien la digestión, unido a una práctica de yoga de mínimo dos veces por semana, facilitan que en un par de meses ¡todo vuelve a su sitio!

About these ads